sábado, 14 de mayo de 2011

GEOBIOLOGÍA: LA CIENCIA QUE ESTUDIA LA TIERRA VIVA Y SU IMPACTO DIRECTO EN LA SALUD

  
de Radiestesia y GeoBiología, el Viernes, 15 de octubre de 2010 a las 11:03
¿Qué es la GEOBIOLOGÍA*?
La Geobiología tomó su forma actual en Francia, Alemania y Suiza hacia la década del '50, a partir de las investigaciones de los Dres. Peyré y Hartmann. Esta nueva ciencia evalúa los distintos factores ambientales, ligados al hábitat, que puedan afectar la salud de los seres vivos. Es una ciencia multidisciplinaria que abarca campos como el de la bioconstrucción, la contaminación electromagnética , las radiaciones telúricas, los efectos de la forma, del color y otros. La geobiología estudia el mejor lugar para el emplazamiento de una construcción, los materiales y diseños ideales para la misma y, en el caso de edificios ya existentes, la manera de hacerlos más sanos y armónicos para quienes los habitan.
Bioconstrucción
Es la forma de construir con materiales sanos y ecológicos. Hay materiales que pueden ser radiactivos, como el hormigón y ciertos tipos de granito, o que emanan gases tóxicos (fenoles, formaldehídos, benceno y otros), como la mayoría de las pinturas, barnices y materiales sintéticos. El asbesto o amianto es un ejemplo de material aislante, de probados efectos cancerígenos, ya prohibido en muchos países. Otros materiales filtran radiaciones naturales que nos son necesarias para nuestra buena salud. Siempre se pueden hallar materiales de reemplazo que no sean tan contaminantes.
Energías alternativas
Nadie es ajeno a la actual crisis energética que afronta nuestra civilización y a los efectos que sobre nuestro planeta ha tenido un manejo desconsiderado de los recursos. Por eso es indispensable recurrir a fuentes de energía renovables y limpias, es decir amigables con el entorno y saludables para el ser humano. Entre la realidad y la utopía siempre hay un camino a transitar con muchas estaciones intermedias. Pero el tiempo apremia. De cada uno y de todos depende la elección. Actualmente se pueden implementar sistemas de iluminación y calefacción que abarcan la bioclimática, la energía solar térmica, la fotovoltaica, la energía eólica, la microhidráulica y otras más, en proceso de desarrollo y aplicación.
Contaminación electromagnética
Los campos electromagnéticos generados por las líneas alta y media tensión, así como las antenas radioemisoras y de telefonía celular, pueden afectar la salud humana, desequilibrando los sistemas nervioso, endocrino e inmunológico. Informes internacionales demuestran que por encima de determinados valores de campo eléctrico y magnético aumenta la probabilidad de ciertos tipos de cáncer. También la propia instalación eléctrica de la casa y los electrodomésticos producen campos magnéticos y eléctricos que alteran el equilibrio orgánico.
Radiaciones telúricas
Las radiaciones cósmicas y el campo magnético terrestre interactúan con las radiaciones provenientes del núcleo de nuestro planeta formando distintas tramas a nivel de superficie. Las más importantes son las llamadas Red de Hartmann y Red de Curry. Las venas de agua subterránea, que corren por debajo de la superficie, generan campo eléctrico por rozamiento que es proyectado sobre su vertical. Las fallas geológicas, fracturas en la conformación del terreno, y las vetas metálicas, alteran también el campo magnético en superficie. Estas tramas energéticas recién se neutralizan a más de diez mil metros de altura en la atmósfera, por lo que son afectadas tanto las viviendas de una Planta Baja como las de un piso 20. Donde estas líneas de radiación se cruzan se crean puntos geopatógenos que de acuerdo a su tipo e intensidad pueden desencadenar distintas enfermedades como reacciones del organismo a estas alteraciones en el campo bioenergético de la Tierra. 
Forma y color
Las formas de las construcciones y de los amoblamientos influyen también en nuestro comportamiento y salud. Hay formas agresivas, como los bordes vivos, las puntas y los ángulos agudos. El estudio de las formas a través de los siglos ha llevado a la aplicación de determinadas proporciones consideradas armónicas. Los colores empleados en la decoración también afectan nuestros estados psico-fisiológicos, como lo han demostrado muchos estudios estadísticos. Así, por ejemplo, se recomiendan colores fríos para los lugares de descanso y cálidos para los de trabajo y recreación. Sin embargo hay otros aspectos que deben considerarse al elegir la combinación de colores de un ambiente, concernientes a la función, personalidad de los ocupantes y armonía en el conjunto y con el entorno.


* ACLARACIÓN: En el ámbito académico se entiende por geobiología el estudio de las relaciones entre la evolución de la vida y la historia geológica del planeta.


Cosmotelurismo y Ecología
El ser humano se encuentra actualmente enfrentado con problemas ambientales que él mismo ha generado. Es indispensable una visión integral de la inserción del hombre en su planeta y en el cosmos. La filosofía subyacente a la Geobiología, llamada por algunos Geosofía y por otros Cosmotelurismo, aporta una perspectiva holística que nos ubica en el contexto evolutivo, geológico, biológico y espiritual de la Tierra. Se necesita despertar nuevamente en el ser humano esa sensibilidad al lugar que le permitía dialogar con la naturaleza que lo hospeda.
Las Geomancias autóctonas
Cada cultura ha desarrollado su propia sensibilidad al entorno en el que habita. Cuanto más atrás vamos en el tiempo, más nos encontramos con signos de esta sabiduría perdida, que se ha dado en llamar Geomancia. Es que el hombre ha ido creciendo en tecnología y soberbia, perdiendo así la necesaria interdependencia con el entorno. Así, podemos hablar, por ejemplo, de una geopuntura neolítica, ya que los monumentos conocidos como menhires actuaban a modo de gigantescas agujas de acupuntura que, emplazadas en los puntos correctos, compensaban anomalías en el campo geomagnético, corrigiendo así perturbaciones en la vitalidad de un terreno. Así, también los druidas , sabios-sacerdotes de la cultura celta, heredaron el conocimiento del manejo de las fuerzas de la Tierra, restableciendo el uso de los antiguos menhires , dólmenes y cromlechs. Los constructores de las catedrales góticas elegían cuidadosamente el sitio del emplazamiento, estudiaban las fuerzas cósmicas y telúricas del lugar y diseñaban el templo cuidando especialmente los materiales, las formas y proporciones, la iluminación y los colores para crear un ambiente místico y hasta curativo.
Cosmotelurismo Indígena
Las culturas propias del continente americano han estado durante milenios compenetrados de un sentimiento de pertenencia a la Tierra y al entorno en general. Esto les ha llevado a desarrollar cosmologías y mitologías imbuidas de profundas enseñanzas sobre el respeto a las fuerzas de la Naturaleza. Han, incluso, desarrollado técnicas para aprovechar mejor las energías sutiles que nutren a todas las formas vivas de un lugar. Es prioritario el rescate de estas tradiciones que en conjunto forman los restos de una tecnología ambiental que bien pudiera ayudar a solucionar muchos de nuestros actuales problemas ecológicos y económicos.


¿Qué es el FENG-SHUI?
El Feng-Shui es un arte milenario de origen chino, que estudia la influencia del paisaje, de las orientaciones, de la distribución, forma y color de las construcciones sobre la vitalidad de sus ocupantes. Se podría decir que un antiguo predecesor de lageobiología. Dentro de las antiguas geomancias se la considera como la mejor sistematizada y, por lo tanto, es adecuada para extraer de ella principios generales de aplicación universal que deberán luego adaptarse a cada lugar y situación. Muchos de sus conceptos escapan del análisis racional occidental, pero la mayoría de sus propuestas son básicamente estéticas y de sentido común.


¿Porqué adaptarlos al Hemisferio Sur?
Cada hemisferio de nuestro planeta, debido a la rotación y al campo magnético terrestre, tiene características bioenergéticas distintas. Un ejemplo es el efecto Coriolis. Debido a la aceleración producida por la rotación de nuestro planeta sobre su eje, todo movimiento tiende a desviarse hacia la derecha en el hemisferio Norte y hacia la izquierda en el hemisferio Sur. Como consecuencia, las corrientes marinas tienden a girar en el sentido de las agujas del reloj en el hemisferio Norte y en sentido contrario en el Sur.
En cuanto a los efectos magnéticos, por ejemplo, la empresa Sony fabrica sus tubos Trinitron para televisores y monitores de PC con un sistema deajuste de magnetismo terrestre, para mejorar la calidad de la imagen. Este dispositivo compensa el efecto del magnetismo terrestre que desvía los rayos catódicos. El sistema debe ser ajustado de acuerdo al hemisferio en que se encuentre el aparato, pues la desviación de los rayos es opuesta en cada caso.
Desde el punto vista bioclimático, la posición del sol de acuerdo a las estaciones es opuesta. Así, mientras el lado más soleado de las construcciones del hemisferio Norte es el Sur, para el hemisferio Sur es el Norte.
En antropología se puede determinar con aproximación el tiempo de llegada de una determinada cultura al hemisferio Sur por la adaptación de su cosmología y espacio simbólico a las características de la nueva región. Esto es porque las culturas aún ligadas con el cosmos y el paisaje, elaboran unmandala o círculo mágico que relaciona cada punto cardinal con un color y un tipo de fuerza. Este diagrama forma parte de sus tradiciones más sagradas, por lo que el emigrar hacia otras latitudes lleva un tiempo más o menos largo, para que las observaciones prácticas modifiquen las estructuras dogmáticas ligadas con la tierra de origen. 

GEOPATIAS - LAS RADIACIONES TERRESTRES

9 de marzo de 2011 a la(s) 11:54
PORQUÉ ENFERMAMOS
CÁNCER - LEUCEMIA - ESCLEROSIS - ALZHEIMER - EMBARAZOS CON DIFICULTADES - SÍNDROME DE DOWN - INSOMNIO Y CIENTOS DE ENFERMEDADES MÁS, DE MENOR O MAYOR GRADO DE GRAVEDAD

De la ubicación de su cama, las radiaciones terrestres que afecten ese lugar y que, por ende, recibe su organismo, dependerá que Ud. sea una persona completamente sana o que enferme y, en este último caso, la gravedad de su enfermedad también dependerá del tipo y de la intensidad de dichas radiaciones.

"No duerma en el mismo lugar en el que hubiera dormido otra persona que padeció una enfermedad grave, a menos que coloque una protección contra radiaciones terrestres que las neutralicen"



Dr. Ernst Hartman
"Resulta improbable que una persona se enferme si no duerme expuesta a radiaciones terrestres, salvo en el caso de enfermedades causadas por virus infecciosos o bacterias".

¿QUÉ SON LAS RADIACIONES TERRESTRES?

Las Radiaciones Terrestres son líneas de fuerza del campo terrestre que recorren toda la superficie de nuestro planeta a la manera de un sistema nervioso y son invisibles a simple vista. Existen radiaciones terrestres que, con fines aclaratorios, se pueden clasificar en tres grupos.

En el primero de ellos se puede abarcar a las radiaciones terrestres en general denominadas "Red de Hartman" debido a que fue como resultado de las determinaciones sistemáticas y exactas desarrolladas por el médico alemán Ernst Hartman y su equipo de colaboradores en los años 50 que se descubrió la existencia de una verdadera "red" de radiaciones terrestres.

Estas líneas de radiaciones terrestres tienen un ancho aproximado de 30 cm. y se proyectan de norte a sur cada 1,60 mts, de este a oeste, cada 1,90 mts y, verticalmente, hasta la estratósfera. En el segundo grupo, se puede incluir las radiaciones terrestres denominadas "Red de Radiación diagonal" o "Red Curry" ya que, continuando con las investigaciones iniciadas por el Dr. Hartman, otro médico alemán, Manfred Curry, descubrió la existencia de franjas de radiaciones de 15 cm de ancho orientadas en diagonal con los puntos cardinales, y con una distancia aproximada de 0.85 cm entre sí.

En tercer lugar, no podemos dejar de lado las vetas de agua o ríos subterráneos, que son cursos de agua que recorren el interior de la Tierra pero cuya ubicación no ha podido sistematizarse hasta el momento y que también producen radiaciones nocivas. En pocas palabras, la Tierra se encuentra recorrida íntegramente tanto por líneas de radiaciones Hartman, por líneas de radiaciones Curry, como así también por vetas de agua, que a su vez se cruzan unas con otras, formando precisamente "cruces" de líneas y de líneas con vetas de agua. Por ejemplo, si una línea de radiación Hartman se cruza con otra línea de radiación Hartman, se forma un cruce Hartman; cuando una línea de radiación Curry se cruza con otra línea de radiación Curry, da origen a un cruce Curry. Asimismo, es posible que los cruces Hartman se crucen, a su vez, con cruces Curry y, éstos, con vetas de agua.

¿POR QUÉ NOS ENFERMAMOS?

A diario, se observa que una gran cantidad de pacientes no responden a los diversos tratamientos prescriptos por los médicos, a pesar de los numerosos estudios de diferente complejidad a los que se los somete. La variedad sintomatológica con la que se presentan varía: en el plano físico, se observan afecciones neurológicas y cardíacas, tumores, reumatismos, úlceras, desregulación de las funciones orgánicas (digestivas, urinarias, etc.), embarazos con dificultades, jaquecas, cansancio, desgano, desvitalizació n; en el plano emocional, por otra parte, se observa ansiedad, depresiones, temores infundados, cambios de humor, intranquilidad, y muchas otras enfermedades más.

Sin embargo, no importa la cantidad ni la complejidad de tratamientos médicos a los que se sometan: Mientras continúen durmiendo o pasando extensos períodos de tiempo (por ejemplo, en el lugar de trabajo) sobre radiaciones terrestres de cualquier tipo, no se logrará eliminar esos síntomas y continuarán enfermos. En pocas palabras, pasar gran cantidad de horas, día a dia acostado, sobre radiaciones terrestres, ya sea durmiendo o trabjando, produce una gran cantidad de enfermedades. Esto se debe a que las radiaciones despolarizan las células del organismo interfiriendo en su funcionamiento, eliminan el magnetismo necesario para que se mantengan sanas y, en consecuencia, se enferman. A su vez, el tipo de enfermedad o patología que se manifieste dependerá de la parte del cuerpo que reciba las radiaciones terrestres, y su gravedad aumentará con la intensidad de las radiaciones, es decir, con la exposición a cruces de radiaciones, en los cuales las radiaciones son aún más potentes. Veamos puntualmente cómo se producen ciertas enfermedades. Por ejemplo, la persona que duerme en una cama que se encuentra ubicada a lo largo de una veta de agua, en poco tiempo puede enfermar de leucemia. Esto es así ya que la radiación provocada por las vetas de agua afectan directamente el flujo sanguíneo, haciendo que - como explicamos previamente - las células se despolaricen y, al no recibir el magnetismo necesario para contrarrestar el efecto nocivo de las radiaciones, no pueden mantenerse sanas. Las esclerosis son la consecuencia de larga exposición a un cruce de líneas de radiación Hartman que, a su vez, se cruza con un cruce de líneas de radiación Curry que se produce a la altura de la columna vertebral. Del mismo modo, está demostrado que el Mal de Alzheimer está provocado por el mismo tipo de cruce pero cuando la zona afectada es la cabeza.


EL CANCER Y LAS RADIACIONES TERRESTRES
Lo expuesto en este artículo se aplica a todas las enfermedades.


Según lo expresó el Dr. Hartman, en 30 años de práctica, nunca encontró un paciente con cáncer o seriamente enfermo (a excepción de afecciones causadas por bacterias o virus infecciosos) que no hubiera dormido o permanecido durante largos períodos sobre radiaciones terrestres, lo cual se condice con la considerable investigación llevada a cabo en Alemania en los últimos 50 años: es improbable desarrollar cáncer a menos que se haya dormido o permanecido durante largos períodos sobre radiaciones terrestres. El Dr. Hager de Stetin, médico alemán presidente de la Asociación Científica de Doctores en Medicina, confirmó esta teoría en el 100% de los 5.348 casos de cáncer sobre los cuales llevó a cabo su investigación. El Dr. F. S. Andersen, a cargo de una clínica especializada en cáncer, contrató un radiestesista para registrar los hogares de sus 300 pacientes con cáncer. Los resultados lo sorprendieron: todos tales pacientes, sin excepción, habían dormido, durante un mayor o menor tiempo, sobre fuertes radiaciones terrestres. El cambio de lugar de las camas de dichos pacientes se tradujo en una notable mejoría en el 100% de los casos. Ya en 1929, Gustav Freiherr von Pohl, científico y radiestesista alemán, que como parte de sus investigaciones ideó una escala de 1-16 puntos para medir la intensidad de las radiaciones, demostró en todos sus pacientes que cuando la potencia supera los 9 puntos, las radiaciones constituyen un inductor del cáncer. Estos resultados fueron aprobados por el Comité Central para Búsqueda e Investigaciones del Cáncer, en Berlín, que posteriormente publicó las investigaciones llevadas a cabo por el Dr. von Pohl. En su libro "Radiaciones Terrestres, el factor que causa enfermedades como el cáncer", el Dr. von Pohl revela, como resultado de las investigaciones que realizó en distintas ciudades de Alemania como Vilsbiburg y Dachau, entre otras, que el 100% de las personas que habían fallecido de cáncer durante los 10 años anteriores, habían dormido en lugares afectados por fuertes radiaciones terrestres.
En su intento por refutar la teoría del Dr. von Pohl, el Dr. Rambeau, Presidente de la Cámara de Medicina de Marburg, no tuvo más que aceptar, después de 3 años de investigación, que el 100% de los pacientes con cáncer bajo su observación habían estado expuestos a radiaciones terrestres y que, evidentemente, la causa de su enfermedad residía en ellas.

Dr. Gustav Freiherr von Pohl




LOS NIÑOS Y LAS RADIACIONES TERRESTRES
Las radiaciones terrestres afectan al hombre, sin discriminació n de edad. En el caso de los niños, se observa muerte súbita, intranquilidad en el sueño, problemas de conducta, incontinencia en la cama, además de los síntomas y las enfermedades que se presentan en los adultos. Respecto de la muerte súbita, que día a día mata a gran cantidad de niños aparentemente saludables, por lo general, menores de un año, según Rolf Gordon, de la Dulwich Health Society de Gran Bretaña, es consecuencia de la exposición a radiaciones terrestres que debilitan y, eventualmente, en dos, tres o tal vez cuatro meses, desconectan las señales del centro respiratorio del cerebro del niño, que deben ser transmitidas en forma continua a los pulmones para que respire. Asimismo, cabe tener en cuenta que la mayoría de las muertes súbitas ocurre durante la noche, momento en el que ha quedado demostrado que aumenta la intensidad de las radiaciones terrestre. Doris Ingemann Rasmussen, una enfermera de mediana edad, estudió el efecto de debilitamiento que producen las radiaciones terrestres en las personas y su notable mejoría cuando sus camas son reubicadas en otro lugar no afectado. Como parte de sus estudios, la enfermera Rasmussen analizó un gran número de casos de bebés nacidos saludables que, al cabo de muy poco tiempo, regresan al médico porque los padres advierten que se "debilitaron" o no pueden dormir cuando se los coloca en sus cunas. En el 100% de los casos, la auxiliar encontró cruces de radiaciones terrestres debajo de las cunas. Con sólo cambiarlas de lugar, los bebés se recuperaron totalmente. La conclusión a la que llegó la Sra. Rasmussen consiste en que las radiaciones terrestres explican muertes para las que, hasta el momento, no se podía establecer causa alguna científicamente. En relación con el sueño en los niños, es evidente que las radiaciones terrestres también resultan de gran incidencia. Con frecuencia, los padres encuentran a sus hijos durmiendo sobre un costado o un extremo de la cama. Esto es así debido a que los niños tratan de escapar al efecto nocivo de las radiaciones terrestres, para el cual tienen, sin saberlo, una sensibilidad particular. Del mismo modo, se advierte que muchos niños tienen el sueño interrumpido o, de más grandes, continúan orinándose de noche en la cama. En estos casos, la solución está al alcance de todos: colocar la cama en un lugar libre de radiaciones terrestres. Kathe Bachler, una maestra austriaca nacida en Abtenau en 1923, llevó a cabo una investigación en la Escuela de Educación de Salzburgo sobre la influencia de las radiaciones terrestres en el aprendizaje y en la conducta de los niños y demostró que en el 95% los niños que mostraban dificultades de aprendizaje estaban expuestos a fuertes radiaciones terrestres, ya fuera durante sus horas escolares por la ubicación del pupitre o durante las noches por la ubicación de sus camas o, lo que aún es peor, en ambos lugares. En todos los casos, se manifestó una clara mejor en los niños en cuanto sus pupitres y/o camas fueron colocadas en un lugar libre de radiaciones. Durante mucho tiempo, Kathe Bachler se negó a publicar los resultados de sus investigaciones por temor a ser ridiculizada. Sin embargo, al exponer sus estudios ante más de 300 médicos y gran cantidad de religiosos, entre ellos, el Arzobispo Dr. Karl Berg, su trabajo fue admirado y obtuvo el respaldo para ser publicado y divulgado en beneficio del hombre. Poco tiempo más tarde, a partir de las conclusiones de Bachler, en algunas escuelas de Austria, los niños cambian de aula con cierta regularidad para evitar permanecer todo el año escolar en un pupitre ubicado sobre radiaciones terrestres. Cabe destacar que durante muchos años, Bachler fue invitada a disertar en universidades del mundo y congresos médicos con el objeto de difundir los valiosos resultados de su investigación.

¿COMO DETECTAR LAS RADIACIONES TERRESTRES?

Las culturas antiguas, desde los chinos hace más de 4000 años, hasta los Incas conocían la existencia de las radiaciones terrestres y jamás construían sus viviendas ni sus lugares de culto sobre ellas. Por aquel entonces, ya determinaban las radiaciones gracias a la habilidad que desarrollaban para "sentir" las radiaciones o, en su defecto, mediante el uso de horquetas de madera. Ya en el siglo XX, el Dr. Hartman recurrió a toda clase de métodos para realizar sus investigaciones pero, en la actualidad, no caben dudas de que el cerebro humano es el instrumento más perfecto y sensible para percibir estas radiaciones. De ahí la importancia que reviste la RADIESTESIA, es decir, la facultad para percibir las radiaciones electromagnéticas, sobre todo, para la salud pero así también como auxiliar de la medicina, la geobiológica, la arquitectura y tantas otras disciplinas, ya que permite determinar la ubicación de tales radiaciones del mismo modo que de agua, petróleo y objetos perdidos. El Sr. Aake Lingren, ingeniero y radiestesista sueco, subraya la importancia de hacer determinar las radiaciones terrestres en un terreno antes de proyectar la construcción de una vivienda en él ya que, como consecuencia de las radiaciones terrestres, gran cantidad de terrenos resultan sumamente nocivos para la salud. Del mismo modo y por las mismas razones, recomienda que se determinen las radiaciones terrestres en una casa o departamento, antes de decidir su compra. Cabe destacar que muchas empresas constructoras alemanas garantizan que en los proyectos que comercializan las radiaciones terrestres son evitadas dado que cuentan con especialistas en la materia. Asimismo, en Austria, no se concede permiso de construcción a menos que conjuntamente con el plano de obra se presente el plano que indique la ubicación de las radiaciones terrestres y que el proyecto fue concebido en función de ellas. Las radiaciones terrestres se pueden determinar en la Tierra, como vimos hasta ahora, pero también directamente en la persona debido a que el organismo refleja las radiaciones terrestres a las que está expuesto y, en ambos casos, como instrumento indicador pueden usarse tanto las varillas como el péndulo.



HAIR TEST
El Hair Tess o Análisis del Cabello es el estudio del cabello que revela los excesos de elementos tóxicos (aluminio, arsénico, cadmio, plomo, mercurio, uranio, plata, entre otros) y las carencias de elementos micro nutrientes (calcio, magnesio, sodio, potasio, hierro, manganeso, cobalto, litio, fósforo, boro, entre otros) que se encuentran en nuestro organismo y que, tarde o temprano, causarán enfermedades. Al respecto, el notable beneficio que ofrece este estudio es que sus resultados permiten diagnosticar las enfermedades en su nivel prelesional o prepatológico (es decir, antes de que se manifiesten los síntomas) y, de esta manera, es posible prevenirlas o curarlas mediante una dieta que equilibre las cantidades de los distintos elementos que componen nuestro organismo. Cabe destacar que en el cabello, tanto los elementos micro nutrientes como los tóxicos no se encuentran neutralizados por mecanismos homeostáticos, como es el caso de los fluidos (la sangre, por ejemplo) y es por eso que la presencia de rasgos que se desvían de la normalidad en tales elementos, se advierten antes de que se presente cualquier sintomatologí a.

Por: William James Carruthers www.radionicarv. com.ar/william. htm
Clairvision School Books Courses CKB Music Order
El Despertar de la Visión Interior

LINEAS LEY, LINEAS DE TIERRA Y POZOS DE ENERGIA 

El primer reflejo cuando se oye hablar de cáncer
El interés por las líneas Ley se originó hacia los años treinta del presente siglo, principalmente en Alemania y Francia, en algunas ciudades que eran lo suficientemente pequeñas como para que toda su población fuera tratada por uno o dos médicos solamente. Algunos médicos se toparon con el hecho que, en determinadas casas, los casos de cáncer surgían con una frecuencia inusual. El médico de familia trataba a la abuela de cáncer. La abuela fallecía. Cinco años después, el doctor veía como su hija venía exactamente con el mismo cáncer. Mientras tanto, la hija se había trasladado a la cama de la abuela. O bien una mujer traía a su marido con cáncer. Su marido fallecía. La mujer se volvía a casar y, algunos años más tarde, el nuevo marido, que dormía en la misma cama y en el mismo lado que el anterior, contraía exactamente el mismo tipo de cáncer que el primer marido...

Diversos casos como los anteriores despertaron la curiosidad de los médicos, los cuales decidieron buscar la ayuda de zahoríes profesionales. El resultado fue el descubrimiento de líneas de los así denominados "rayos de tierra" nocivos. Realmente, nadie sabe a ciencia cierta de qué están hechas estas líneas, aunque se ha hecho una costumbre denominarlas "líneas de rayos de tierra", o también "líneas Ley". Como nunca se ha identificado ningún rayo que tenga relación con dichas líneas, evitaremos el equívoco término "líneas de rayos de tierra", y nos referiremos a las mismas, más sencillamente, como "líneas de tierra". La intensidad de las líneas varía de uno a otro lugar. El hecho esencial es que, cuandoquiera que los zahoríes investigan la casa de un paciente de cáncer, se encuentran líneas de tierra de intensidad nociva, bien en la cama del paciente, o bien en algún lugar donde el paciente pasaba mucho tiempo, como por ejemplo un despacho.
En Alemania se estableció una especie de batalla durante algunas décadas, en la que muchas autoridades médicas respetables trataron de desaprobar dicha teoría en su totalidad. Se condujeron estudios sobre miles de casos - en ocasiones sobre treinta o cincuenta mil pacientes de cáncer. Y, cada vez, los resultados estaban tan aplastantemente a favor de la existencia de dichas líneas de tierra perjudiciales, que los potenciales detractores se convertían en los más ardientes defensores.
Deberíamos resaltar el hecho de que dichas personas no eran facultativos marginales, sino científicos y profesores de medicina que estaban arriesgando su reputación y su carrera. Su sorprendente y casi unánime conclusión fue: es muy improbable que aparezca un cáncer, a menos que se haya estando durmiendo o permaneciendo con regularidad sobre una línea nociva. Dichas líneas de tierra perjudiciales fueron halladas en las casas de casi el 99% de los pacientes de cáncer.

En febrero de 1987 se alcanzó el punto en que el propio gobierno de Alemania Occidental comenzó a invertir millones de marcos en un programa destinado a investigar los efectos de las líneas de tierra en los organismos vivos.
No se debería menospreciar la importancia de otros factores en la génesis del cáncer, tales como una dieta pobre o la tensión emocional. Una enfermedad y especialmente una tan seria como el cáncer, siempre es el resultado de una combinación de causas. Aún así, las estadísticas de los científicos germanos son tales que, siempre que oigamos "cáncer", nuestro primer reflejo debería ser: ¡Busquemos las líneas! Y entonces mover la cama, o incluso cambiar de casa, en función de lo que se encuentre. Quitar al paciente de la línea nociva no es suficiente para curar el desorden, aunque parece que sea un factor importante para la mejora de las posibilidades de sanación del paciente.

Las líneas de tierra nocivas también han sido acusadas de otros procesos patológicos, como la muerte súbita de bebés, problemas en las articulaciones, migrañas, enfermedades del corazón, venas varicosas, incontinencia urinaria y muchos otros.

Una reacción normal cuando se duerme sobre una línea tóxica es tener sueños desagradables, insomnio, o noches pesadas que ocasionan fatiga. La sensación de estar más cansado por la mañana que antes de irse a la cama, es con frecuencia descrita por los pacientes. Por ejemplo, es muy típico el caso del niño que cada mañana se encuentra boca abajo en la cama, como si inconscientemente tratara de escapar de la línea nociva.


Hechos normalmente observados acerca de las líneas
* Las líneas forman una malla o emparrillado que abarca toda la superficie terrestre - la malla de Hartmann. En dicha malla, las líneas están separadas entre sí unos 2,5 metros, aunque esta dimensión puede variar ligeramente de uno a otro lugar.

* Las líneas no están confinadas a la superficie de la Tierra. Si se halla una línea en la planta baja de una casa, dicha línea será encontrada exactamente en el mismo lugar en todos y cada uno de los pisos de la casa.

* Las líneas de la malla son en ocasiones altamente nocivas, y otras veces mucho más ligeras y no tan tóxicas. Aún así no es nunca recomendable dormir o sentarse sobre una línea.

* Los cruces de líneas son especialmente nocivos.

* En la vecindad de una falla geológica, se refuerza la intensidad (toxicidad) de las líneas.

* Una corriente de agua subterránea origina una línea adicional particularmente nociva, la cual se añade a las de la malla. También hace que las demás líneas a su alrededor sean más tóxicas. Cuanto más intenso sea el flujo de agua, más nociva será la línea.

* Las tuberías de agua - en una casa o por debajo de la misma - actúan como pequeñas corrientes de agua subterránea.

* Los cables eléctricos generan líneas adicionales.

* Cuando se construye una casa como una jaula de Faraday, con metales y cables eléctricos por todas partes, las líneas se refuerzan y aparecen líneas adicionales. Esto hace que los rascacielos sean un desastre ecológico.

* La fuerza y anchura de las líneas es:

Reforzada durante tormentas o tiempo tormentoso

Multiplicada por dos entre la 1 y las 2 de la madrugada

Multiplicada por tres en la luna llena

* La mayoría de organismos vivos enferman cuando se ubican en las líneas: las plantas se mueren, los árboles experimentan crecimientos cancerosos, se favorecen todos los procesos de putrefacción. Los cruces de líneas son, por consiguiente, lugares muy adecuados para colocar el abono orgánico - pero no la cama.

* Por otra parte, determinadas plantas y animales parece que prosperen en las líneas. Esto sucede, más que con ningún otro árbol, con el roble, el árbol sagrado de los druidas. La mayoría de los robles antiguos y de gran tamaño se encuentran sobre líneas potentes. Otros "buscadores de líneas" entre los árboles son los sauces, fresnos, abetos... Entre las demás plantas: muérdago, hongos y setas, espárragos...

Las hormigas aman las líneas, lo cual encaja bien con su función de limpiadoras de todo lo que se descompone en la naturaleza. Los hormigueros suelen encontrarse sobre una línea pesada. Esto nos debería hacer cautos cuandoquiera que hallemos un hormiguero cercano a nuestra casa.

A diferencia de los perros, se dice que los gatos buscan las líneas. Así, tradicionalmente se ha dicho que el sitio que suele preferir el gato, no será un buen lugar para nosotros. No obstante, según mi propia experiencia, los gatos de hoy en día buscan más los cojines que las líneas de tierra. Así que, si nuestro gato va derecho a nuestra almohada cada vez que encontremos un nuevo sitio para la cama, no hay que preocuparse.

Los escarabajos y las termitas también son atraídos por las líneas, así como los parásitos y microbios (de ahí los procesos de putrefacción) .

Líneas Ley y líneas de Tierra

Estrictamente hablando, debe hacerse una distinción entre las líneas Ley y las líneas de tierra. Las líneas de tierra forman una malla aproximadamente cuadrangular, la cual hemos descrito anteriormente. Son las que han sido acusadas de la génesis del cáncer y muchas otras enfermedades. Dichas líneas de tierra, que mucha gente denomina líneas de rayos de tierra, son también denominadas a veces como la red de Hartmann o la malla (parrilla) de Hartmann.

Las líneas Ley, por otro lado, son también líneas de energía telúrica, aunque de distinta naturaleza. No forman una malla cuadrangular y hay una distancia mucho mayor entre ellas: las líneas Ley distan entre sí en ocasiones hasta cientos de kilómetros. Las líneas Ley no son perjudiciales para la salud, sino que son más bien unas líneas de intensidad espiritual que recubren todo el planeta. Se dice que lugares sagrados como - por ejemplo - Glastonbury o la catedral de Chartres se encuentran ubicados sobre líneas Ley.

Pero en la práctica, muchos zahoríes o exploradores de líneas tienden a emplear el mismo término - líneas Ley - tanto para las líneas Ley como para las líneas de tierra.

En el presente capítulo examinaremos las líneas de tierra de la red de Hartmann, dado que se encuentran por todas partes y conciernen a todo el mundo. Debería quedar claro que existen otras mallas de energías telúricas, además de las citadas; pero para simplificar las cosas, no nos ocuparemos de ellas por el momento.



¿Qué son estas líneas?
Nadie conoce la naturaleza exacta de estas líneas. El término "rayos de tierra" es equívoco: pese a que todo el fenómeno aparece como una especie de radiación telúrica, nunca se han identificado "rayos" reales.

Desde el nivel de la clarividencia, dichas líneas de tierra no aparecen como líneas, sino como paredes. Esto también podría haberse deducido del hecho de que una línea que se encuentre en la planta baja de un edificio, también se detectará en el mismo lugar en cada uno de los pisos.

Desde el tercer ojo, estas paredes pueden verse como una especie de energía humeante. Cuanto más tóxica sea una línea, más neblinosa, densa y espesa aparecerá su energía. Por ejemplo, durante tiempo tormentoso o hacia la Luna llena, las paredes de las líneas aparecerán sensiblemente más anchas y oscuras.
Cuanto más tóxica sea una línea, más nauseabunda será la sensación que nos dará sintonizar con la misma.

Las líneas, y especialmente las más nocivas, parecen concentrar energías negativas. Este efecto se maximiza en el cruce de líneas. Podríamos decir que las líneas actúan como cubos de basura, recogiendo toda la "suciedad etérica" de una habitación.
Las casas que parecen tener malas vibraciones y hacer que la mayoría de las personas se sientan incómodas, suelen estar construidas sobre una malla de líneas nocivas. Cuando se encuentra un ente - o parásito no físico - en una habitación, casi siempre está en un cruce de líneas.

Pozos de energía

¡Siempre que hay un dragón hay una princesa! Los pozos de energía son la contrapartida positiva de las líneas de tierra nocivas. Los pozos de energía son más misteriosos y, ciertamente, no están tan bien documentados como las líneas.

Si se han leído las aventuras de Carlos Castaneda, probablemente se recordará cómo Don Juan le hacía buscar "su sitio" en una habitación, aquel lugar donde podía estar protegido y a salvo. Eso es un pozo de energía. Los pozos de energía son lugares dotados de propiedades curativas, así como de propiedades espirituales. Son lugares donde es más fácil rezar, meditar o conectar con los mundos espirituales. Cuando un ángel desea derramar su luz en una habitación, un pozo de energía es un buen lugar para que descienda.

En el nivel de la clarividencia, un pozo de energía se parece a una columna de luz, o incluso a un géiser de luz (aunque no están relacionados con cambio alguno de temperatura) . A menudo, el diámetro de la columna oscila entre 45 y 60 centímetros, y posiblemente más si encontramos uno de los grandes. Así como las líneas pueden clasificarse de acuerdo con su toxicidad, los distintos pozos poseen tamaños, intensidades y potencial sanador diferentes. Pero, al contrario que las líneas y su malla, no parece que haya ningún patrón regular de distribución de los pozos - ninguno que yo sepa, al menos.

fuente:
Ronald Reilly
chakra@adinet.com.uy
Uruguay